Periodo romano

Mapa de Madaba

Los territorios de Palestina, conquistados definitivamente por Pompeyo en el 63 a.C., estaban bajo dominio romano en la época de la vida de Jesús. La administración romana había dividido los territorios conquistados en tetrarquías.

Así, la ciudad de Belén estaba sometida al poder de Herodes el Grande, que, hacia el año 30 a.C., mandó construir en las cercanías de la ciudad un palacio-fortaleza llamado Herodión. En cualquier caso, toda esta época queda marcada claramente por el acontecimiento del nacimiento de Jesucristo, que originó el advenimiento de la era cristiana y que coincidió también con un periodo de grandes revueltas del pueblo judío contra el dominio romano.

En el año 6 d.C., con el relevo del etnarca Arquelao, toda Judea fue incorporada a la provincia imperial de Siria y administrada por procuradores que residían en Cesarea del Mar. Cuando la destrucción de Jerusalén por parte de Tito en el año 70 d.C., Belén afortunadamente se salvó de la catástrofe.

El lugar santo atrajo como lugar de culto ya a los primeros cristianos, que veneraban la cueva en la que había nacido el Mesías. Sin embargo, en este periodo se recrudecieron progresivamente las revueltas judías, reprimidas con determinación por el emperador Adriano. Éste decidió levantar en Belén un templo pagano dedicado a Adonis precisamente en el lugar de la Gruta de la Natividad, que quedaría enterrada, destruida y despojada de todo signo cristiano, como ya había ocurrido con el Santo Sepulcro en Jerusalén.

Por aquel tiempo, parece que el lugar presentaba un estado natural, tal como lo describe después Orígenes (340-420). En todo caso, siempre permaneció vivo el recuerdo de que allí estaba el lugar del nacimiento de Jesús, según transmite Orígenes (siglo III) en sus escritos. A causa de las fuertes represiones, muchos judeo-cristianos dejaron la ciudad, que quedó en manos de paganos. Y estos continuaron con su culto.

Fecha del nacimiento de Jesús