Campanarios cruzados

Bagatti-Reconstrucción de los campanarios cruzados

Los dos campanarios, mencionados por primera vez en el itinerario de Juan de Mandeville en 1322, fueron construidos con toda seguridad en época cruzada. Ubicados en ambos extremos del nártex, hoy corresponden respectivamente a la entrada del convento armenio (derecha) y a la capilla de Santa Elena del convento franciscano (izquierda).

Tenían una función de campanario y de torre de guardia para el control del territorio. La época de construcción de estas dos estructuras queda confirmada por los restos que han quedado intactos en el nivel inferior, con elementos arquitectónicos típicamente cruzados, como los arcos ojivales.

El peregrino Bernardino Dinali (siglo XV) los describe en su diario como estructuras muy elegantes. Con todo, es casi seguro que no tuvieran campanas, porque, como recuerda el padre Félix Fáber (1480-83), los sarracenos no permitían a los cristianos tañer campanas. Los otros campanarios que se pueden ver hoy son construcciones posteriores que forman parte de los monasterios greco-ortodoxo y armenio-ortodoxo.