Presbiterio

Presbiterio

El iconostasio griego que actualmente preside el presbiterio es de 1764. En la primera basílica, esta zona, justo encima de la gruta, era de forma octogonal, como quedó evidenciado en las excavaciones de 1932-1934. A partir de la reconstrucción que se puede hacer tras los hallazgos arqueológicos, parece que, en el siglo IV, se accedía al presbiterio a través de una escalera ubicada en los muros de este perímetro octogonal. En este presbiterio octogonal, bajo el actual piso, se encontraron decoraciones en mosaico parecidas a las de la nave central, pero mucho más ricas, con representaciones animales, vegetales y geométricas. Toda esta área sagrada es la que más transformaciones experimentó en la época justiniana. El presbiterio fue ampliado en tres direcciones por medio de tres espaciosos ábsides formando una cruz. El baldaquín constantiniano fue sustituido por un auténtico presbiterio de forma semicircular en el centro del área, con el fin de permitir a los peregrinos deambular libremente alrededor del lugar santo. También se transformó la entrada a la gruta, realizando dos accesos laterales a la misma.

 

Los mosaicos del suelo 

La columnata de la nave central 

Los mosaicos de las paredes 


Presbiterio