Capilla de Santa Elena

Abside de la Capilla de Santa Elena

Entrando en el claustro de San Jerónimo y dirigiéndose hacia la basílica, se encuentra la puerta de acceso a la capilla llamada de Santa Elena.
En el periodo cruzado, el nártex justiniano quedó compartimentado en varias estancias, una de las cuales fue dedicada a capilla. Esta capilla de Santa Elena presenta elementos de arquitectura cruzada y frescos de esa misma época (siglo XIII) de gran calidad, a juicio del padre Vincent, hoy en mal estado de conservación. En el ábside está representado Cristo entronizado entre la Virgen y Juan evangelista. En el arco se observa un interesante medallón que representa la etimasia, tema clásico en la iconografía bizantina que reproduce un trono vacío preparado para la llegada de Cristo en el día del juicio final.
En el resto de paredes están representadas imágenes de santos.

Capilla de Santa Elena