El Primer Baño

El Primer Baño

El lugar llamado “El Baño de Jesús” es accesible sólo desde el convento; aunque cargado de interés histórico y arqueológico, no ha sido todavía estudiado adecuadamente. En todo caso, la roca de esta zona ha mantenido las mismas características desde el tiempo en el que estos lugares fueron pisados por la Sagrada Familia. Se trata de una gruta circular en cuyo centro está excavada una pila redonda, recordada por la tradición como el lugar en el que se produjo el primer baño del Niño Jesús recién nacido. Este motivo abunda en los iconos orientales y en las antiguas representaciones de la Natividad.
El espacio fue descubierto por un intrépido sacristán a finales del siglo XIX. La sacralidad de lugar queda testimoniada desde muy antiguo: por ejemplo, Arculfo (Sobre los Lugares Santos, 2, 1,3; año 630) cuenta que se lavó la cara allí mismo.
El lugar está todavía pendiente de investigación, pero por el momento se puede avanzar la hipótesis de que se trate de un recinto ya utilizado con anterioridad al nacimiento de Jesús.

El Primer Baño