Campo y Gruta de los Pastores

Campo y Gruta de los Pastores

El peregrino que viene a la Patria de Jesús, no debe volverse sin haber visitado el Campo de los Pastores en la aldea de Beit-Sahur, unos 3 kms. de la ciudad, ni sin haber pasado por los campos cultivados, sembrados de trigo y cebada, en donde se nos recuerda la hospitalidad de Boz hacia la bella moabita Rut, que venía a espigar lo que a posta dejaban los segadores. Hoy día la aldea de Beit-Sahur se ha desarrollado en los últimos tiempos, de una manera extraordinaria, con construcciones nuevas de casas, escuelas, etc.

La casa latina con iglesia, escuela y habitaciones, fundada en 1859 por el canónigo Juan Moritain, ha sido transformada en los años 1951-2 en una amplia iglesia por el arquitecto A. Barluzzi. Allí se conserva el bello altar de piedra con bajorrelieves, con episodios de la infancia de Jesús, esculpidos por artistas de Belén a imitación de las esculturas medievales. En la aldea y alrededores, se han encontrado diversas tumbas con material del período del Bronce y del Hierro.

Gruta de los Pastores

En el s. V, en recuerdo de los santos Pastores, se levantó un santuario, cuyas ruinas, no se sabe hasta cuándo dejaron de atraer la atención de los peregrinos. Después de los cruzados, los devotos que descendían desde Belén hacia oriente para visitar el lugar de Gloria in excelsis, solían pararse en las ruinas de un pequeño santuario llamado Der er-Ruat, venerado todavía hoy por los cristianos.

Sin embargo, desde 1859, goza de mayor favor, según muchos autores, la localidad, propiedad de los PP. Franciscanos, de Siyar el Ghanam (redil de las ovejas), situada a menos de un Km. al NE de Der er-Ruat. Las excavaciones practicadas parcialmente en 1859 por C. Guarmani, y reanudadas metódicamente en los años 1951-2 por el P. V. Corbo, de la Custodia de Tierra Santa, dieron a la luz una gran instalación agrícola monástica, con numerosas prensas, piletas, silo y grutas.

El lugar, habitado ya en la época herodiana, tuvo gran desarrollo en los ss. V-VII. Excepto unos pocos ejemplares herodianos, la cerámica recogida va del s. IV al VII.

Las excavaciones arqueológicas

Una primera iglesia del s. V. fue ampliada notablemente en el s. VI, y en el ábside se usaron piedras que provenían de la construcción de Constantino, de la Basílica del Nacimiento. Los altares y algunas inscripciones de mosaicos, confirman el carácter sagrado del lugar.

Cerca de las ruinas del monasterio se construyó en 1953 el santuario del Gloria in excelsis Deo, con planos del arquitecto A. Barluzzi. En la parte exterior del muro, en forma de decágono, de piedra gris-rosada, hay cinco muros apoyados, con plano inclinado que dan la apariencia de una tienda de nómadas. Internamente 10 pilastras sostienen una bóveda, con ventanas redondas, y encima de ella la cúpula. Las palabras del Angel a los pastores, están reproducidas en mosaico de oro, alrededor de la bóveda de la cúpula (Cfr. P. Virgillo Corbo, "Las excavaciones de Kirbet el-Siyar el Ghanam, Campo de los Pastores y monasterios de alrededor", Jerusalén 1955).

 

La Gruta de la Leche 

La Casa de San José  

Cisterna de David y Estanques de Salomón

Hortus conclusus 

Tumba de Raquel
 

Campo de los Pastores