La Gruta de la Leche

La Gruta de la Leche

Cerca de 300 pasos al E-SE del Santuario de la Natividad, se encuentra una Gruta de forma irregular, excavada en roca blanca y tierna, llamada la Gruta de la Leche. Se dice que allí reposo un día la Virgen, y la leyenda añade que amamantando al Niño Jesús cayó una gota de leche en la piedra de la gruta, y ésta, de improviso, se hizo blanca.

El oratorio o iglesita es muy frecuentado por las mujeres indígenas, cristianas o musulmanas, que recurren a la intercesión de la Virgen para obtener abundancia de leche para alimentar a sus criaturas. En el recinto, al O. de la capilla hay restos del pavimento de mosaico con diseños geométricos de la iglesia bizantina y una tumba cruzada, cavada en la roca. En el año 2007 se ha completado la restauración de la Cueva, que ha limpiado las paredes y volvió a la luz original.

La nueva iglesia, construida en la cima de una antigua cueva, fue diseñado por los arquitectos Louis Lions y Rovati Chiara, el trabajo realizado con el apoyo de los eslovacos fiel e italianos. La Gruta de la Leche está flanqueada por monasterio encomendado a la hermana de las Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento.

Un pasillo interior de la cueva se conecta con la Capilla del Santísimo Sacramento y de la Iglesia de arriba: la Adoración Eucarística continúa durante todo el día y es posible que todos los peregrinos que parar allí en oración silenciosa.

 

Campo y Gruta de los Pastores 

La Casa de San José  

Cisterna de David y Estanques de Salomón

Hortus conclusus 

Tumba de Raquel 

La Gruta de la Leche