Liturgia diaria en memoria de la Navidad y la Procesión Cotidiana

Procesión Cotidiana

La vida de los frailes franciscanos, custodios de estos lugares santos, está marcada diariamente por la animación de la liturgia y por la acogida a los peregrinos. Mientras la comunidad franciscana celebra cada día la Eucaristía siguiendo el calendario de la Iglesia universal, los peregrinos celebran siempre en el lugar la memoria de Navidad.

Una práctica litúrgica que cada día se celebra en memoria del nacimiento de Jesús es la Procesión Cotidiana a la Gruta de la Natividad. Esta procesión, como todas las que se celebran en los lugares santos, nació con la finalidad de acoger a los peregrinos y llevarles, a través de un recorrido preciso, al lugar santo. La Procesión Cotidiana de Belén se celebra todos los días a las 12:00, dirigida por la comunidad estable de frailes en la Basílica de la Natividad.

La historia de la Procesión Cotidiana de Belén ha experimentado muchos cambios en su forma ritual, debido a que a lo largo de la historia los espacios de culto dentro de la basílica y en las estructuras adyacentes han sufrido muchas trasformaciones.

Los primeros testimonios de los franciscanos recuerdan que en el siglo XVI, cuando todavía la Basílica era su propiedad exclusiva, la procesión partía de un altar dedicado a la Virgen que se encontraba a mitad de la nave izquierda. Por otro lado, en 1470, con el fin de evitar que los peregrinos tuvieran que pagar un impuesto a los sarracenos, los frailes abrieron un paso que comunicaba la Gruta de la Natividad, la Gruta de san José y la entonces capilla de Santa Catalina.

Estos son algunos ejemplos de las variaciones que la Basílica y el recorrido de la procesión cotidiana han sufrido a lo largo de los siglos. Es verdad también que el ritual diario sufrió variaciones según los diversos periodos históricos y debido a los litigios internos entre latinos y griegos, quienes en algunos casos llegaron a limitar el acceso a la Gruta.

Hoy la procesión sigue el siguiente itinerario, que conserva algunos elementos de las procesiones desarrolladas por el padre Bonifacio de Ragusa (siglo XVI) y después elaboradas por el padre Tomás Obicini (siglo XVII):

  • I. La procesión parte siempre del altar de santa Catalina para dirigirse como primera estación al altar de la Natividad;
  • II. Estación en el Sagrado Pesebre;
  • III. Estación en el Altar de los Magos;
  • Las siguientes estaciones, que en épocas pasadas se recorrían en su totalidad, hoy son elegidas cada día como último punto del itinerario:
  • IV. Estación ante las tumbas de los Inocentes;
  • V. Estación en el oratorio de san Jerónimo;
  • VI. Estación ante la tumba de San Jerónimo;
  • VII. Estación ante la tumba de San Eusebio de Cremona;
  • VIII. Estación en el altar mayor de Santa Catalina.


El recorrido ayuda cada día a revivir los momentos y lugares del Nacimiento y manifestación del Señor Jesús y de aquellos personajes que a lo largo de la historia fueron testigos de estos hechos.

Procesión cotidiana

La Procesión Cotidiana

  • La Procesión Cotidiana La Procesión Cotidiana (81,54 KB)