Juan Focas (1177)

Descriptio Terrae Sanctae, 1177

La descripción del peregrino Juan Focas es todavía más pormenorizada. Este peregrino detalla los mosaicos de las paredes laterales y las figuras que lo componen, asegurando haber visto entre ellas la imagen de su emperador, Constantino Porfirogénito.

Los mosaicos en las paredes de la Basílica de la Natividad

La Santa Belén se levanta sobre una colina rocosa, donde están la sagrada gruta y el pesebre, y la fuente de la que David deseó beber. Y se puede ver una iglesia muy larga construida en lo más alto de la gruta: es de grandes dimensiones, con forma de cruz y el techo recubierto de vigas de madera impermeables, aunque en la parte del altar consiste en una bóveda de piedra.
En la construcción de esta bellísima y gran iglesia participó también con magnanimidad mi generoso emperador, que mandó adornar todo el interior de la iglesia con mosaicos de oro, especialmente en la parte sagrada que está justo encima de la sagrada gruta. El pastor que está a cargo de los lugareños que siguen el rito latino colocó un bellísimo retrato del emperador, seguramente para agradecerle su generosidad.
Descriptio Terrae Sanctae, 3