Gabrielle Bremond

Viaggi fatti nell'Egitto superiore et inferiore

En su colección de memorias sobre los viajes realizados a Oriente Próximo (Egipto, Siria y Palestina), este escritor francés nos ofrece una descripción de la Procesión Cotidiana tal como se realizaba a mediados del siglo XVII.

Procesión cotidiana

Se recorren las estaciones procesionalmente con muchas velas encendidas y con un libro de oraciones. Todo comienza con las letanías de la Virgen, cantadas por niños cristianos del pueblo formados por los religiosos de san Francisco. Se cantan en la capilla de Santa Catalina delante del altar del santísimo Sacramento, que se conserva allí en un precioso sagrario. Esta es la primera estación. Desde aquí se va (y es la segunda estación) al altar situado en la puerta que los Griegos mandaron cerrar, donde se reza junto a la Santa Gruta de la Natividad, y se ganan las mismas indulgencias que si se entrase dentro...

(Viaggi fatti nell'Egitto superiore et inferiore, Bologna, 1680, pp. 401-402)