El portón

El portón

El portón de entrada a la basílica, realizado en madera, tiene más de 700 años de historia. Fue donado por el rey armenio Hetum, hijo de Constantino de Barberon, en 1227, según se lee en la inscripción esculpida en lengua árabe y armenia, que dice: “esta puerta con la ayuda de la Santa Madre de Dios fue realizada en el año 676 [de la era armenia] por manos del padre Abraham y del padre Arakel, en tiempos del rey armenio Hatuma, hijo de Constantino. Que Dios tenga piedad de sus autores”.

La inscripción árabe ofrece otros elementos cronológicos interesantes: “esta puerta fue acabada con la ayuda de Dios, que sea alabado, en el día de nuestro señor Al-Malik al-Mu’azzam, en el mes de muharram del año 624 [de la Hégira]”.

Las dos fechas –armenia y árabe– coinciden con el año 1227. Este regalo da fe de las buenas relaciones que existían entre la iglesia armenia y la iglesia latina de los cruzados. La puerta, de finísima factura, pero mal conservada a causa del paso del tiempo y del poco cuidado, presenta la decoración floral típica del arte armenio.

Actualmente no es posible verla entera, puesto que está cubierta con un andamiaje colocado por el gobierno palestino con el fin de apuntalar la estructura del techo, seriamente comprometida.