Belén en la iconografía

Las representaciones de la Basílica de la Natividad en la historia
Mayr-Vista de Belén

Las representaciones de la Basílica de la Natividad en la historia Desde los primeros siglos de la antigüedad cristiana, Belén quedó representada en muchos mosaicos y miniaturas, bien por artistas que habían visitado el lugar, bien por personas que no conocían realmente el santuario.

De toda esta larga historia es posible entresacar una breve relación de algunas representaciones que ofrecen imágenes aproximadas del desarrollo real del santuario: El mosaico absidal de Santa Pudenciana en Roma, del siglo IV, muestra, a la derecha del Redentor, un edificio octogonal y, a su izquierda, otro edificio que comúnmente es identificado como el Santo Sepulcro.

En el mosaico del pavimento de la iglesia de San Jorge, en Madaba (siglo VI), se representa la construcción justiniana, con los tres ábsides en forma de trébol que identifican muy bien la estructura.

Una miniatura medieval (siglo XIII), conservada en Cambray, en Francia, representa la fachada de la basílica en época cruzada, con dos campanarios. Un grabado contenido en el libro «Viaje a Palestina» (1483), de Bernhard von Breydenbach, dibuja la basílica con elementos que hoy ya no son visibles y que permiten recuperar el aspecto de la antigua basílica: el muro perimetral, los edificios habitados por griegos y armenios, las ventanas de la basílica en forma de arco, las tres cruces que indican las indulgencias...

Es de rigor citar, en fin, los dibujos de los padres Bernardino Amico (siglo XVI) y Ladislao Mayer (siglo XVIII); éste último ofrece detalles interesantes, en especial acerca del claustro.


Belén en la iconografía