La Custodia en Belén: actividad

Sociedad Antoniana
Lo que a finales de la Edad Media era una humilde presencia en un lugar habitado sobre todo por musulmanes, hoy se ha convertido en testimonio activo y muy importante para la ciudad de Belén.

Los franciscanos estuvieron siempre muy comprometidos en la defensa y promoción de los fieles cristianos, que vivían como minoría en una Palestina de mayoría musulmana. Esta atención pastoral hizo que se elevara el número de fieles de la parroquia franciscana de Belén: de 128 en 1664 a 5172 en 1909.
La Custodia desarrolla en todos los Lugares Santos una importante actividad en la atención y asistencia de quienes son llamados ‘Piedras Vivas’, las comunidades de cristianos locales. Es importante observar, con todo, que los servicios ofrecidos van dirigidos a toda la población, sin distinción de credo ni religión.

En el caso de Belén, la actividad es muy dinámica y viva. La contribución de los franciscanos se despliega en distintos niveles, uno de los cuales tiene su centro en la Parroquia. Se trata de actividades realizadas por la Custodia en todos los ámbitos del territorio: pastoral parroquial, escuelas masculinas, centro AC, Centro Franciscano de Servicios Sociales... Existen, por otro lado, actividades vinculadas a la Custodia, pero no gestionadas directamente por ella, como la Sociedad Antoniana.

Además, desde siempre se fueron creando, a la sombra de la presencia franciscana y de la vida de la Custodia en Belén, centros vinculados indirectamente a la Custodia y administrados por institutos religiosos femeninos y masculinos, que cooperan estrechamente con los franciscanos.


Actividad pastoral
Actividad educativa
Actividades de servicios sociales